La insólita historia del tailandés que fue mordido por una pitón mientras estaba en el inodoro

0
173

Las historias con las serpientes pitón, por lo general, incluyen detalles que son perturbadores a los ojos de quienes se enteran de ataques, apariciones de estos animales u otros incidentes.

Pero el tailandés Terdsak Kaewpangpan, de 45 años, vivió de cerca y a fondo, literalmente, el encuentro con una pitón de 10 pies (más de 300 centímetros de largo) mientras usaba su inodoro.

El sujeto sabía de la presencia de este animal en las tuberías del edificio en Bangkok, en el que trabaja, pero nunca imaginó que la serpiente aparecería de forma intempestiva.

“Estaba a punto de levantarme del inodoro. Entonces sentí un mordisco en mi pene”, aseguró a los medios de comunicación de su país, en una historia que fue consignada por el periódico británico Daily Mail, ante lo insólito de los hechos.

“Inmediatamente supe que era una serpiente. Me puse de pie y agarré la cabeza del pitón y luego me la quité. Había sangre por todas partes”.

LO anterior generó que la víctima fuera atendida de emergencia, recibiendo 15 puntos de sutura pero sin perder su aparato reproductor masculino, según trascendió horas después.

¿Cómo llega una pitón a un inodoro?
No era la primera vez que la serpiente se dejaba ver en el edificio donde labora Terdsak. De hecho, sus ocupantes bromeaban constantemente con la posible aparición del animal, mientras estuvieran en pleno uso del inodoro.

“Dejamos de usar ese inodoro y pensamos que estaría bien. Esto fue un error ya que no me di cuenta de que estaban conectados”, aseguró el sorprendido hombre, ya con más calma en su vida luego de sentir en carne propia el ataque.

“Incluso en la mañana mi jefe había bromeado ‘ten cuidado con la serpiente’. Bueno, ahora sabré tener cuidado”, concluye.

El inmueble tiene dos baños y fue en uno de estos que habían visto a la pitón, pero esta se escapo a tiempo para no ser atrapada.

Luego del ataque, los vecinos del lugar se agruparon para ser testigos oculares de este hecho y hasta fotografiaron a la serpiente cuando un grupo de 30 rescatistas llegaron para capturarla.

Luego, la metieron a un saco para minutos después liberarla a campo abierto. El episodio quedó atrás para los lugareños pero su principal protagonista fue sincero sobre sus sentimientos luego de lo ocurrido: “Estaré ansioso cada vez que use un baño”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here