EL GRAN ENGAÑO DE #UBER : NOS COBRÓ POR AÑOS CARGO EXTRA POR “SEGURIDAD” QUE SÓLO LE AUMENTÓ GANANCIAS. REPORTAJE

0
90

EL GRAN ENGAÑO DE #UBER :
NOS COBRÓ POR AÑOS CARGO EXTRA POR “SEGURIDAD” QUE SÓLO LE AUMENTÓ GANANCIAS.
REPORTAJE

Amada y odiada a la vez, Uber debe ser una las compañías tecnológicas más polémicas de la década. Con denuncias que van desde la precariedad laboral de sus conductores hasta el maltrato que sufrían sus empleados, pasando por cobros fantasma a pasajeros, a pocos les extrañó que a mediados de 2017 su fundador, Travis Kalanick, se viera forzado a renunciar como CEO debido a los escándalos, incluyendo algunos que lo involucraron personalmente.

Pero ni aún bajo la conducción del más centrado Dara Khosrowshahi, Uber deja de sorprender por su oscuro pasado. Es así como este viernes Mike Isaac, uno de los periodistas del New York Times publicó en el matutino un adelanto de su libro, Super Pumped: The Battle for Uber, donde precisamente revela algunos de los principales secretos de la empresa.

Y vaya que comienza en grande. En el extracto, Isaac da cuenta de cómo una “cuota de seguridad” (actualmente “cuota de solicitud”) instituida en abril de 2014, sólo fue una artimaña para aumentar los márgenes de ganancias de la empresa, granjéandole alrededor de 500 millones de dólares a cambio de nada.

Según detalla el periodista, por aquel entonces Uber estaba preocupada por los costos cada vez mayores de sus pólizas de seguro y pruebas a sus conductores, por lo que decidió instituir este cobro extra para financiar lo que describió como “una iniciativa líder en examen de sus conductores, chequeos regulares a sus vehículos, educación vial y desarrollo de funciones de seguridad en la aplicación”, describe el New York Times.

El problema es que todo era falso. De hecho, la compañía sólo elaboró un breve video con consejos para sus conductores.

La nueva cuota le permitió cargar entre 1 dólares a 1.65 dólares extra por viaje, dependiendo de la ciudad y el recorrido. En Chile, la cuota de solicitud actualmente se mueve en un rango entre los 70 y 280 pesos, aproximadamente.

“Le dimos un tremendo empujón a nuestras ganancias diciendo que nuestros viajes eran más seguros. Fue algo realmente obsceno”, le dijo a Isaac un exempleado de Uber al que entrevistó en 2018.

Pero los gringos, bastante más irritables que nosotros en defensa de sus derechos como consumidores, contraatacaron con dos demandas colectivas por publicidad engañosa. Isaac descubrió en documentos judiciales que, entre otras cosas, lograron un acuerdo por 28.5 millones de dólares (menos del 6% de lo que Uber se embolsó), además de prohibir que la empresa siguiera usando eslógans como “el viaje más seguro de la ciudad” o “excelencia en seguridad”, indica el medio especializado The Verge.

Recién a mediados del año pasado, Uber entregó a sus usuarios algunas de las funcionalidades de seguridad prometidas, como poder alertar directamente a los servicios de emergencia desde la aplicación.

En tanto, la “cuota de seguridad” pasó a llamarse “cuota de solicitud”, la que actualmente Uber describe como “una tarifa variable adicional que se añade a cada viaje con la intención de cubrir iniciativas de seguridad para usuarios y conductores, así como otros costos operativos”.

Tanto el New York Times como The Verge intentaron obtener las versiones de Travis Kalanick y de la empresa sobre este tema, pero ninguno quiso emitir comentarios.